Buscar
  • Marea Verde

Nada será como fue


Lo que pasó en las últimas horas, y puso en el ojo de la tormenta a la UNLaR y al vicerrector, no es más que una foto de nuestra sociedad. Una sociedad que afortunadamente crece a pasos agigantados en la reacción y “tolerancia cero” hacia la violencia de género y el trans odio, pero no así en la deconstrucción puertas adentro. De quienes levantan el cartelito en la plaza, pero cuando vuelven a su casa cargan de nuevo con el chistecito boludo, el dedo señalando a la prostituta parada en la ruta 38, la burla al “putito” del curso, a la torta machona, al “dejá de llorar, no seas maricón”, el desprecio al trava que tiene sida (y que vivirá hasta los 35 años).


“El colectivo trans es uno de los más discriminados en Argentina”, dijo ayer Aníbal Gutierrez del INADI, cuando lo entrevistamos en Radio La Red. "Un hombre vestido de mujer" refiriéndose a quien se autopercibe como una mujer, es discriminar ¿Entendes por qué ya no podemos tolerar con total liviandad la “simple imagen” de las redes sociales que refuerzan la discriminación particular y estructural que atraviesa el colectivo trans, violando una ley de identidad de género que reza que la vivencia interna, individual, debe ser respetada?

El problema no es que lo digamos y las consecuentes disculpas, el problema es que en verdad entendamos que si no aceptamos al otrx con lo que siente, no podremos ser mejores como personas.

Lo personal, es político ¿Sabes qué significa? Que no se puede aislar la política, el poder de organizar y decidir el destino de una sociedad, de las circunstancias y conflictos de individuos que conviven en ella. Porque precisamente esos conflictos deben ser el objeto de la política dirigida por los valores de la igualdad y la libertad.

El empeño de una persona por deconstruir para adentro de la universidad, con tanta fuerza y acciones, nunca va a alcanzar si atrás no están cientos y cientos repitiendo con las mismas ganas y convicciones.

Tenemos que entender, todxs, que ya no hay margen para la tortura, para el travesticidio de Diana Sacayán, para el odio, para el chiste, para la foto inocente. Llegó el momento de pedirle perdón a toda esa comunidad que durante siglos marginamos. Esa comunidad que luchó para que vos hoy te puedas sentir más libre, aunque decidas no hacer nada con esa libertad si no querés.

Hay que entender que ya nada será como fue. Que felizmente se está escribiendo otra historia, y hay qué elegir en qué página de la historia te vas a quedar.

#feminismo #violenciadegénero #diversidad #trans #transodio

0 vistas
logo marea verde.png
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram - Negro Círculo
  • Icono negro SoundCloud

© 2019 MAREA VERDE | De Antonella Sánchez Maltese