Buscar
  • Marea Verde

Al closet nunca más: La Rioja teje redes para garantizar los abortos

Actualizado: 15 de oct de 2019


Después del 8A nada volvió a ser igual en La Rioja. Un feminismo acuerpado empezó a tejer redes para acompañar a las mujeres que históricamente fueron vulneradas en sus derechos, cuando decidieron maternar y cuando no. En la previa del “Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito”, la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir y las Socorristas en Red dan cuenta de una transformación que está revolucionando lo más profundo del interior riojano, en todas las edades y en miles de realidades de nuestras mujeres.

Por Antonella Sánchez Maltese - Seguir


La esperanza estaba sentada en las calles. Los pañuelos en muchos puños que jamás soñó. Después de 16 horas de un debate que ilusionó y esperanzó, un 8 de agosto de 2018 el Senado Argentino rechazaba el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Pero con ese 8A acaba de florecer la mejor transformación posible, la que se construye en las calles, en las miradas cruzadas, en los cuerpos. En la sororidad.


La Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir de La Rioja tiene un objetivo bien claro: respetar los derechos de las mujeres y contribuir a la accesibilidad dentro del sistema de salud. Las Socorristas en Red La Rioja, acompañar a las mujeres que deciden abortar para que esos abortos sean seguros y respetados. Juntas articulan, unas desde el sistema público y las otras en la calle, para que las mujeres de una de las provincias con la tasa de embarazo adolescente no intencional más elevada, sientan que la justicia sexual y reproductiva es posible en un sistema de derechos.


EL ESTADO EN SU LUGAR

“Respetuosas del derecho a decidir”, así les gusta que lxs llamen a lxs profesionales que trabajan en el Hospital de la Madre y el Niño de La Rioja, la institución que desde el 2013 tiene la exclusividad en la atención de salud para embarazadas, madres y niñes de la provincia.


Si bien dentro del hospital son más de una decena lxs profesionales comprometidos que trabajan con los protocolos científicos bajo el brazo, en cada centro de salud de la capital y varios del interior la Red tiene aliadas que desde su función pública hacen lo posible para que las mujeres que llegan cursando embarazos no deseados, tengan garantizado la correcta intervención del Estado.

“Intentamos que sea un lugar empático con la mujer, en el sentido más profundo de lo que refiere al Ni Una Menos, con esta lógica patriarcal de que la mujer tiene que poner el cuerpo para todo, para la violencia en su casa, para el abuso sexual o para procrear”, señala una de las profesionales.



La Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir nació en nuestro país en 2014, con la participación de diferentes efectores de todo el país que trabajaban con mujeres y personas con capacidad de gestar en distintos momentos de su vida y de su salud sexual y reproductiva. Pero sin dudas en provincias como La Rioja, la visibilidad y la fuerte articulación territorial llegó de la mano del debate y media sanción de la ley de IVE en 2018.


La filial La Rioja llegó para generar una transformación real en el lugar donde las mujeres lo necesitan. “A pesar de que no se llegó a la ley, lo que pasó con la discusión y media sanción fue muy positivo. Con decisión política hubo cambios en la provisión de medicación que antes no se entregaba, se empezaron a realizar muchas capacitaciones a los profesionales, y a través de esas yo me formé y ahora puedo hacer lo que hago en mi lugar de trabajo”, señala otra de las efectoras de salud que tiene contacto directo con mujeres que llegan con un embarazo que no desean.


“Ahora llega más misoprostol a La Rioja y no es a escondidas”, resalta otra sobre la medicación que se usa en el hospital para concretar la interrupción de manera ambulatoria cuando existe un aborto legal por causales. Esa medicación es enviada por el Gobierno Nacional al Ministerio de Salud de la provincia. "No hacemos nada que no esté previsto en los protocolos y la ley, por el contrario hacemos nuestro trabajo para que esa letra se cumple", afirman.

La Rioja es una de las 11 provincias que adhieren al “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo” elaborado por el Ministerio (hoy Secretaría) de Salud de la Nación. Pero muchas veces las autoridades del hospital hicieron lo posible para que no se cumpliera.






¡SOCORRO!

Amoroso, feminista y seguro. Así es el acompañamiento que brindan las Socorristas en Red de La Rioja (SenR) a mujeres que deciden abortar porque el embarazo les resulta inviable en ese momento de sus vidas. Y al igual que la Red de Profesionales, con quienes articulan fuertemente, potenciaron su accionar después del fallido intento por convertir en ley el proyecto de IVE.


“Lo hicimos por la necesidad del territorio. Previo al 8A en La Rioja no había nada organizado y las pibas seguían abortando y poniendo su vida en peligro”, explica la socorrista Martina Pintos ante la consulta de esta expansión que tuvo la SenR en la provincia.

Foto de Naty Díaz

Al igual que en todo el país, la labor “socorra” es clara: de acompañamiento y asesoramiento, algo que no abunda. “Nosotras no hacemos abortos, acompañamos en los abortos que las pibas deciden realizarse, y acompañamos para que sean seguros. Claramente que existan las Socorristas no hace que existan más abortos en La Rioja, sólo hace que sean más seguros, nada más y nada menos”, agrega Martina.


Al igual que lxs profesionales, también en el 2014 las SenR adquieren un claro sentido de Red de acompañantes. “Ante el abandono del Estado, las redes de información y acompañamiento son una respuesta a la intemperie generadora de inseguridad, daños y desprecios que buscamos evitar”, reza en la página web de esta gran red que se cuela en muchos rincones de Argentina.


El acompañamiento que hace la SenR a nivel nacional y en la provincia, nace y se basa en el contacto telefónico. A través de una línea de telefonía movil (3804949240 de la empresa Claro), las mujeres llegan a las Socorristas y allí empieza el proceso. La línea se difunde con stickers en las paradas del colectivo, flyers en redes sociales, dibujadas con stencil en las calles o rayada en los baños, y está disponible de lunes a viernes de 10 a 22 horas. Luego hay un contacto obligatorio cara a cara, donde en grupo esas mujeres que se contactaron reciben las instrucciones para hacerse un aborto medicamentoso seguro.


Foto de Emilia Carrión

“El hacerlos grupales tiene un sentido político y es que se pueda hablar del aborto sin tapujos”, explica la socorrista Carla Arias sobre esta metodología de acompañamiento. El contacto cara a cara es fundamental aseguran, “porque es una manera de desclosetar el aborto”, agrega Martina.

En ese taller las mujeres comparten entre ellas y pueden hablar de sus experiencias anteriores. Si abortaron cómo lo hicieron, en qué circunstancias, si fue con un médico, un enfermero, si luego de eso decidieron maternar. “Se genera un vínculo de intimidad entre nosotras, para que puedan confiar en lo que van a hacer y sobre todo que sea su decisión”, explica Carla.


Muchas de esas mujeres llegan a los talleres a buscar información y después deciden no abortar, y también en esa decisión de maternar son acompañadas por las socorristas. Es un espacio que busca un abrigo a la situación que muchas mujeres atraviesan, algunas en soledad, otras acompañadas pero no contenidas.Otras acompañadas pero con la urgencia de mirarse en espejos similares.


Qué sentirán, los síntomas de alerta, la importancia de cuidarse después con métodos anticonceptivos (incluso se llevan preservativos) y los controles posaborto, son el “abc” de este acompañamiento de las socorristas por fuera del sistema de salud. Un sistema que está ausente cuando debe darles herramientas para que puedan decidir, o anticonceptivos para que no tengan que abortar. Y ni hablar del aborto para no morir.


A MI, NO

Aproximadamente entre 5 y 10 abortos por semana acompañan las SenR de La Rioja. Desde que empezaron a trabajar fuertemente en el territorio hace un año, llevan 150 acompañamientos. La mayoría son mujeres de entre 20 y 30 años, aunque no faltan las mayores de 40 que pensaban que ya no podían quedar embarazadas, o que las intervenciones de ligaduras de trompas falló: “De esos habremos acompañado 10 casos más o menos”, revela Carla.


Foto de Naty Díaz

Muchas chicas llegan desde el interior, quizás la mayoría. Eligen venir acá para buscar la contención, información y acompañamiento que en sus lugares hostiles saben que no tendrán. “Muchas de esas mujeres se consideran “provida”, pero piensan que su caso es distinto. Después de los talleres donde escuchan otras realidades iguales a las suyas, les cambia la visión, capaz no se convierten en “pro aborto” pero entienden lo que viven muchas mujeres que, al igual que ellas, toman esa decisión.


Si bien en su gran mayoría las que llaman al teléfono de la socorristas son mujeres de clase socioeconómica baja, “hay de todo”, puntualiza Martina.

El trabajo de las SenR y la Red de Profesionales de la Salud funciona perfectamente amalgamado. Algunas de esas mujeres que acuden a las socorristas necesitan luego un acompañamiento, o psicológico, o de interconsulta médica o casos de abuso sexual (contemplando en la ley como causal), y ellas las derivan al nivel hospitalario.


El Hospital de la Madre y el Niño de La Rioja tiene una característica única que ayudó a mejorar el cumplimiento de derechos, tanto tiempo vulnerados. Una Oficina de Acceso a la Justicia funciona exclusivamente dentro del nosocomio y se dedica a garantizar los protocolos que rigen en nuestra provincia y país, tanto en los casos de ILE como de otras patologías y derechos del paciente. Los y las profesionales que allí trabajan intentan garantizar el cumplimiento del derecho, ni más ni menos.


“Las personas que llegan al hospital son las de los márgenes, no están fuera del sistema porque el sistema ampara esta vulneración que empieza a temprana edad, cuando no le garantizó la ESI, cuando no les dijo que tenía derecho a acceder a anticoncepción y profilaxis, y tampoco les enseñó que podían tener acceso a estas prácticas”, explica una de las profesionales del hospital.





8A: NADA VOLVERÁ A SER IGUAL

Es casi imposible no marcar una línea de tiempo donde aquel 8 de agosto de 2018 aparezca como bisagra de la lucha feminista en el reclamo de “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”, el lema de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito.


Algo pasó ese día que el Estado Argentina decidió seguir mandando a la clandestinidad a miles de mujeres en todo el territorio federal. Pero los pañuelos nunca se guardaron, como suele suceder cuando alguien lucha por convicción, claro. Por el contrario, en las calles, los colectivos, las aulas secundarias y universitarias ese verde se multiplicó como símbolo de la autodeterminación. Ya no como un pedido, sino como una exigencia para garantizar el acceso universal a los servicios públicos de salud y educación.


Pre 8A la radiografía en La Rioja era mucho pero que la actual: “un modelo médico hegemónico más acentuado, que tomaba decisiones sobre el cuerpo de la mujer diciendo “yo decido la práctica que necesitas porque soy quien tiene el saber sobre tu cuerpo”, marca una de las profesionales de la Madre y el Niño.


Ella misma señala que si bien después de aquel agosto las posiciones más antagónicas se reafirmaron, hay un gran gris o punto medio "tanto en los profesionales como en la sociedad que hicieron lugar a la temática del aborto. Y esas son las mujeres de los barrios que ahora ven que es su derecho y que pueden pedir la práctica en los hospitales, y en los profesionales que ahora entienden que en algunas situaciones es un derecho y hay que asegurarlo porque sino sos vos el que lo está vulnerando”.


Uno de los grandes logros que dejó el debate dentro de la institución sanitaria riojana fue la visibilización de prácticas relacionadas con el aborto en situaciones de abuso, que antes ni siquiera se garantizaban pese a estar contemplada como causal en el Código Penal argentino.


Si bien la ministra de Salud de la provincia Judith Díaz Bazán nunca manifestó una postura clara sobre la interrupción voluntaria del embarazo, que en medio del debate del 2018 obligó a muchos funcionarixs a pronunciarse públicamente, después del 8A algo cambió en el sistema de salud provincial. Tanto en la atención primaria (centros), como en el mismo hospital, la salud pública de La Rioja empezó a parecerse un poco más a un sistema garante de los derechos de las mujeres y niñas.


Hay un panorama a corto plazo con el que lxs profesionales del hospital riojano se ilusionan para avanzar en este camino que empezaron: que el Ministerio de Salud de la provincia apruebe un flujograma de derivación y tratamiento de mujer en situación de aborto. “Queremos que se pueda publicar y pegar en todos lados cómo es ese procedimiento en cada servicio, qué profesionales deben garantizarlo, y no que llegue de oído y a escondidas”, enfatizan.


PRIMERA ESCUELA SOCORRISTA DE LA RIOJA

El trabajo por delante es mucho, y si bien las profesionales de la Red y las socorristas aseguran que se avanzó mucho especialmente en el ultimo año, consideran que las condiciones todavía no son optimas en nuestra provincia para mujeres que atraviesan un aborto.

"Queremos que se modifique el cuidado de las mujeres en el sistema público de salud, que en los casos de ILE se respete el protocolo, que estén seguras y podamos decirle a las mujeres ´si tu caso es ILE podes ir al hospital y te van a tratar bien´", resume Martina

Y para continuar con ese trabajo las SenR La Rioja realizarán el próximo 5 de octubre la primera Escuela Socorrista en la provincia. Un espacio de formación que estará dirigido a quienes consideren que pueden aportar desde este lugar. El único requisito es ser mayor de edad y preinscribirse antes.

“En mi caso es una postura personal, ideológica y política que atraviesa la práctica profesional, y tiene que ver con ser mujer y haber sentido en carne propia la falta de presencia del Estado”, reflexiona casi en el final una de las profesionales que asegura que hoy el sistema de salud riojano es un poco mejor que ayer pero le falta mucho.


"Las socorristas no somos un ´mientras tanto´ hasta que el aborto sea ley", aclara Carla y Martina concluye "creemos que hay que garantizar que los abortos sean feministas, acompañados, contenidos y amorosos, y ahí seguiremos estando siempre".





0 vistas
logo marea verde.png
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram - Negro Círculo
  • Icono negro SoundCloud

© 2019 MAREA VERDE | De Antonella Sánchez Maltese